La letra chiquita de los seguros

La letra chiquita de los seguros

La letra chiquita de los seguros

Como hemos visto, el contratar un seguro que proteja ante distintas eventualidades es un acierto. Es muy conveniente porque estamos protegidos y prevemos diferentes situaciones a las que estar expuestos. Sin embargo, al contratar hay que tener en cuenta la letra chiquita de los seguros y para esto un agente honrado debe ayudarte a hacerlo. ¿Lo que te debe explicar? ¡Aquí te lo decimos!

¿Dónde está la letra chiquita de los seguros?

Cuando firmas un contrato, todo el mundo te recomienda que se lea detenidamente. Cuando estás firmando la póliza de tu seguro es igual. Puedes tener la seguridad que cuando uno de nuestros agentes te guía en este proceso, te dirá exactamente lo que tienes que leer para que antes de firmar no quede ni la menor duda.

Se llama póliza al contrato que adquiere un usuario con una compañía, mediante el cual una persona o un bien quedan cubiertos ante determinados incidentes.

La letra chiquita de los seguros

La póliza está compuesta por varios elementos que son:

Carátula
Es en donde se especifican los datos, el número de póliza, el plan contratado, las sumas aseguradas y la vigencia de la póliza, entre otros datos. Te recomendamos guardar este documento y tenerlo disponible y a la mano, porque facilita cualquier trámite que tengas que hacer.

La prima
Se le llama prima a la cantidad que debe pagar el asegurado anualmente o por mes según se prefiera.

Suma asegurada
Es la cantidad máxima de dinero que tu seguro puede pagar cuando existe un incidente. Puede variar según las necesidades pero lo mejor preguntarlo para que no queden dudas. Debes tener en cuenta que a mayor suma asegurada, mayor será la prima que se deberá pagar.

Deducible
Es una cantidad de dinero que el asegurado deberá aportar en cada evento, para que el seguro cubra lo acordado. A deducible mayor el costo de la prima baja.

Coaseguro
Algunas pólizas indican que se tiene que aportar un monto por coaseguro, que corresponde a un porcentaje del total de los gastos generados por un evento. Suele ser bajo y se diferencia del deducible en que depende de los gastos generados por un siniestro o incidente, es decir, puede variar de un evento a otro, mientras que el deducible es un monto estable no cambia.

Esperamos que te haya quedado claro lo que dice la letra chiquita de los seguros y que no firmes nada que no te haya quedado totalmente entendido. En Seguros AES es nuestra prioridad que estés protegido de todo, hasta de la letra chiquita.

No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website